El conjunto merengue finaliza este periodo de transferencias con balance positivo: gastó 110 millones de euros en refuerzos e ingresó 111,5 por venta de jugadores.

Como ya es costumbre, Real Madrid ha vuelto a ser el protagonista principal en este mercado de verano. Como ya ha sucedido en las últimas temporadas, el equipo blanco ha aprovechado este tiempo para lograr la contratación de tres de los mejores jugadores del Mundial que se disputó recientemente en Brasil.

El primer golpe lo dio al fichar al jugador con más pases del torneo: Toni Kroos. Luego, sorprendió al mundo con la llegada del goleador del certamen: James Rodríguez. Y finalmente, confirmó la vinculación de uno de los mejores arqueros de la competición: Keylor Navas. Así demostró una vez más que en sus filas solo hay lugar para esos futbolistas que dan de que hablar en el mundo entero.

Pero el éxito del conjunto merengue va mucho más allá de sus refuerzos. Su poderío en este periodo de contrataciones lo ha revalidado con la venta de algunos jugadores que le permiten hacer un cierre con cuentas perfectas: gastó 110 millones de euros e ingresó 111,5. Un balance más que positivo para un club al que no te le tiembla la mano a la hora de mandarse la mano al bolsillo.

Para gastar hay que vender y eso ha tenido que hacer el Real Madrid, que se ha dejado 110 millones de euros para traer a James Rodríguez (75), Kroos (25) y Keylor Navas (10). Mucho dinero ha salido de sus cuentas, pero también ha entrado y con el sonado traspaso de Ángel Di María al Manchester United casi que entra lo que ha salido.

Además de los 75 millones de euros ganados en la venta del argentino, el Madrid ingresó 7 kilos por Nuri Sahin, comprado por el Borussia Dortmund después de su cesión, y 22 por Álvaro Morata, que cogió las maletas rumbo a la Juventus. Además, el Zenit compró a Ezequiel Garay por 15 millones y la mitad, 7,5, fue para el conjunto blanco.

Así las cosas, una vez más el combinado español, administrado por Florentino Pérez, da una lección de mercado a sus competidores. Esta es una muestra más de que para ser considerado el mejor equipo del mundo no solamente hay que jugar bien y obtener buenos resultados, sino que también, es necesario una ambiciosa y equilibrada administración.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!