Pep Guardiola nunca había tardado tanto en renovar su contrato desde que llegó al banquillo del Barcelona hace cuatro años.

El técnico del Barcelona nunca había creado tanta inquietud con sus palabras del pasado sábado. Siempre había sido un tema de recurrente debate por estas fechas pero flotaba en el ambiente culé la seguridad de que el entrenador prorrogaría una temporada más su contrato.

El vestuario, que durante las últimas temporadas siempre se había manifestado a favor de la continuidad de su entrenador, ha reforzado su discurso no sólo en la sala de prensa sino también sobre el terreno de juego. «No queremos que nos abandones», le han dejado claro por si Pep tenía alguna duda de que el recorrido del equipo empezaba a llegar a su fin.

El partido ante el Valencia es el claro ejemplo. Y el mensaje lo escenificaba Leo Messi con el balón bajo el brazo tras marcarle cuatro tantos a los de Unai Emery: «Queremos que Guardiola siga por lo que significa para nosotros».

Los pesos pesados del vestuario, los capitanes y los cracks se lo han dicho de muchas formas. PIQUÉ: «Es la pieza clave, queremos que siga, queda mucho por vivir». XAVI: «Yo creo que sí, que Guardiola acabará renovando». VALDÉS: «Sería un error que no siguiera, es la clave de este equipo».

La Directiva está a la espera. Sandro Rosell ya ha dicho que se puede tomar todo el tiempo que quiera. Y la afición es un clamor. Las redes sociales, los foros y el propio Camp Nou son hervideros en que se pide la continuidad del técnico.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!